Mostrar menu Ocultar menu

Qué hacer en un accidente de tráfico

Imagínate, Dios no lo quiera, que has tenido un accidente de tráfico en pleno viaje y necesitas ayuda en carretera. Muchos conductores se encuentran en una situación complicada en la que no saben muy bien qué hacer. No es algo que ocurra a menudo por lo que el estado de shock actúa antes por ti que otra cosa.

No te preocupes, coge aire, respira profundamente y actúa. Te contamos qué hacer en un accidente de tráfico si tienes un percance en la carretera.

Qué hacer en caso de sufrir un accidente

Ya sea pequeño choque, una colisión leve o un accidente de mayor gravedad, el proceso de actuación que debes seguir en el caso de tener un accidente en la carretera es el mismo. Hay una serie de cosas indispensable que tendrás que realizar antes de volver a casa.

Para salir del vehículo, tienes que llevar puestos los chalecos reflectantes obligatorios y poner los triángulos del coche a la distancia necesaria para indicar al resto de conductores de la vía que conduzcan con precaución.

Recuerda no perder los nervios; si el accidente ha sido leve, todo tiene solución y acabará siendo una anécdota que contar a tus allegados. Así que sal del coche con calma y comienza a hacer las gestiones necesarias.

  • Llama a la Guardia Civil o a la Policía Local. Si estás en carretera, será el número de la Guardia Civil (062) al que tengas que llamar antes de nada. Si el accidente ha sido entre las calles de tu ciudad, llama a la Policía Local (092). Aunque si en ese momento tu cabeza está bastante aturullada, en el 112 te atenderán y mandarán la patrulla necesaria y una ambulancia si fuese necesario. Cuando lleguen al punto del accidente, se encargarán de realizar el atestado contigo y con la otra parte si hubiera otro conductor implicado.
  • Llama a tu seguro. Los seguros cubren muchas opciones del día a día de un vehículo, también los accidentes. No obstante, puedes llamar antes a tu seguro para informarle de la situación. Si el accidente implica que el coche tiene que llevárselo una grúa por el golpe recibido, quizá tengas la opción de que te manden un coche de sustitución o que el seguro de asistencia en carretera, incluido en tu póliza, ponga los medios necesarios para llegar a una solución óptima para todos.
  • Realiza los papeles necesarios. Si ha habido otra persona implicada, debéis cooperar para realizar los papeles del seguro correspondiente. Los agentes de movilidad presentes podrán aclarar cuál de las dos partes ha tenido mayor culpa y cuyo seguro debe cubrir al contrario. Los papeles deben hacerse en el acto a poder ser, ya que el culpable del accidente tiene hasta un plazo de siete días para informar a su aseguradora del siniestro. En el caso del perjudicado, se tiene hasta un año para reclamar la indemnización.
  • Asiste a un hospital si has sufrido lesiones. No lo dejes pasar. Si el accidente ha sido grave, será la propia ambulancia la que te lleve al hospital que corresponda, pero si ha sido leve y notas ciertas molestias, ve por tu cuenta. Deja que te hagan un examen para emitir un parte de lesiones y comprobar tu estado de salud. Si luego tienes que presentar documentación en el seguro, estos informes médicos serán de prioridad.
  • Comprueba la cobertura de daños del seguro. Aunque puedas tener claro qué cubre tu seguro, en un accidente de tráfico hay muchas ramas que quedan sueltas y que si no te interesas o te pones en contacto con tu seguro, se quedarán ahí. Por eso, asegúrate de que tu seguro cubre la defensa jurídica frente a la aseguradora contraria, que cubren los daños propios y los perjuicios derivados del accidente. Imagínate que el coche ha sido siniestro total y tienes el seguro a todo riesgo. Lo lógico es que tu aseguradora te proporcione otro vehículo de alquiler o te devuelva el importe de las facturas pagadas tras el accidente en concepto de daños y perjuicios. Si el coche ha sufrido un siniestro total, el propietario del mismo puede pedir la reparación del vehículo en el taller hasta su estado anterior o la indemnización de acuerdo al valor de mercado del vehículo.
  • Reclama la indemnización correspondiente. Tu aseguradora deberá llegar a un acuerdo con el seguro del otro vehículo implicado en el accidente, si lo hubiera, para establecer cuál será la indemnización en el caso de ser el perjudicado del suceso. En el caso de que la situación derive en un juicio, si tu seguro ofrece la cobertura legal, no tendrás que preocuparte de nada. En el caso contrario, necesitarás un abogado que pueda defender tu caso frente a la parte contraria. Una vez llegados a una solución adecuada para ambas partes, el seguro se encargará de tramitar la documentación necesaria para el pago de la indemnización.

Desde Zoilo Ríos esperamos que nunca tengas que encontrarte en esta situación, pero si alguna vez ocurre, recuerda no perder los nervios.

tags
¿Quieres más información?