Mostrar menu Ocultar menu

Renting: qué es y cómo funciona el renting de vehículos

Si ha llegado la hora de cambiar de coche, debes saber que comprar un coche nuevo no es tu única opción. En Zoilo Ríos ya os contamos la diferencia entre km 0 y nuevo a la hora de elegir una de estas opciones para tener un coche nuevo.

Hoy vamos un paso más allá y nos adentramos en el mundo del renting, qué es y cómo funciona el renting de vehículos.

Qué es el renting

El renting de vehículos o de cualquier otro producto se basa en el alquiler a medio o largo plazo con todos los servicios incluidos para potenciar el uso de un producto y no su compra como tal.

Acaba siendo un tipo de alquiler generalmente con una entidad que compra varios coches y los pone a disposición del cliente por un periodo determinado de tiempo. El cliente, para poder disfrutar del coche, debe pagar una renta mensual. De ahí el nombre de renting.

Es importante destacar que el renting de vehículos no solo incluye el alquiler del coche, si no que lleva consigo una serie de servicios extras o complementarios para mejorar la experiencia del usuario. Entre ellos, su mantenimiento, el seguro, la asistencia en carretera o el pago de impuestos.

Cómo funciona el renting

En el caso del renting de vehículos, el cliente debe pagar una cuota fija durante un periodo determinado con conocimiento previo del importe. En el caso de que surgiera cualquier gasto extra asociado a algunas averías o accidentes, la compañía de renting sería quien se hiciese cargo del pago.

Es un servicio disponible tanto para clientes particulares como empresas, autónomos y otros profesionales. Eso sí, en el caso de tratarse de profesionales, no hay ventajas fiscales como sí las tienen los particulares.

Dentro den renting también entran ciertas ventajas, como servicios exclusivos de la compañía, así como ser atendido en talleres concretos concertados con la empresa de renting o tarjetas de combustibles a precios especiales en determinadas estaciones de servicio.

Como inconveniente, destacamos que el cliente que solicita el renting de un vehículo está limitado a un número de kilómetros recorridos anualmente. Si se sobrepasa esta cifra, habrá que pagar una penalización. No obstante, también existe el caso contrario, y es que disfrutarás de una bonificación en el caso de no llegar a ese límite.

Para el caso de particulares, necesitarán presentar el DNI, la última declaración del IRPF y las tres últimas nóminas. En el caso de las empresas, se solicitan otros documentos como los pagos de IVA, balances para reflejar su situación o el pago del impuesto de sociedades.

 

Animarse a elegir el renting de un vehículo puede ser una opción si prefieres no comprarte un coche directamente, así que piénsatelo dos veces antes de aventurarte.

Te dejamos estos artículos, seguro que alguno te interesa:

tags
¿Quieres más información?