Mostrar menu Ocultar menu

Cómo colocar los retrovisores y evitar puntos muertos

Es una de las primeras lecciones que te enseñan a la hora de sacarte el carnet de conducir: colocar bien los retrovisores. Pero todavía sigue habiendo dudas una vez apruebas el examen y tienes tu carnet de conducir.

Por eso, cómo colocar los retrovisores es una de las mayores preocupaciones de los conductores. Su correcta colocación permitirá que la conducción sea más fluida y relajada, ya que el conductor podrá observar qué ocurre tras su vehículo.

En Zoilo Ríos la seguridad vial nos importa mucho, y saber cómo colocar los retrovisores y evitar puntos muertos es vital para mantenerla.

Cómo colocar los retrovisores

Saber cómo colocar los retrovisores permite al conductor predecir qué pasa tras él y evitar volantazos y frenazos bruscos que pueden ocasionar algún accidente de tráfico. Por eso es importante esta noción de seguridad vial para todo conductor del parque automovilístico mundial.

La colocación de los retrovisores está directamente relacionada con la del asiento del conductor. Para empezar, el asiento debe estar colocado de tal manera que la espalda quede recta y apoyada por completo en el respaldo. En esta posición, el pie izquierdo del conductor debe ser capaz de llegar a pisar el embrague hasta el fondo. Una vez sentado de forma adecuada, es el momento de descubrir cómo colocar los retrovisores.

Muy importante el siguiente punto: los retrovisores deben colocarse y ajustarse antes de salir del estacionamiento, ya sea en la calle o en el parking de casa. No se debe mover el ángulo de los retrovisores con el vehículo en marcha, ya que supone una gran distracción y puede ser motivo de que te pongan alguna multa de tráfico.

  • Retrovisor central. Es el más fácil a la hora de comenzar a colocar los retrovisores. Debe estar situado centrado con la luna trasera y que la abarque por completo. Con ello, conseguiremos ver a los vehículos que están detrás de nosotros.
  • Retrovisores laterales. Una de las cosas a tener en cuenta a la hora de cómo colocar los retrovisores laterales, es que se debe evitar el punto muerto. Los retrovisores laterales deben colocarse de tal manera que el conductor vea lo menos posible la carrocería de su propio vehículo. De esta manera, se facilita el poder prestar atención a los vehículos que circulan a los laterales del coche.

Logrando evitar el ángulo muerto y con una visión prácticamente completa de la parte trasera del vehículo, se conduce mucho más seguro. El conductor tiene una visión global de lo que ocurre tras su coche y podrá tomar decisiones basadas en estas situaciones y no de forma precipitada, generando algún accidente de tráfico en ocasiones.

Hemos pensado que estos artículos también pueden interesarte:

tags
¿Quieres más información?