Mostrar menu Ocultar menu

Descubre cuándo y cómo cambiar el líquido refrigerante de tu coche

Si tu coche se queda sin líquido refrigerante, es posible que la temperatura empiece a subir de forma descontrolada y te veas obligado a parar el coche hasta que tenga los grados adecuados para seguir circulando. Es importante que el coche se mantenga entre los 90ºC y los 100ºC, pues una cifra mayor pondría en peligro alunas piezas del motor.

Si no sabes cuándo y cómo cambiar el líquido refrigerante de tu coche, no te preocupes porque te indicamos las señales que apuntan a que debes hacerlo.

 

Que puedas conducir en el gélido invierno es todo gracias al líquido refrigerante. En el momento en el que hay una pérdida de este o se agote, es importante proceder a un cambio o reparación para mantener el coche en buen estado.

¿Por qué debes cambiar el líquido refrigerante?

El líquido refrigerante protege todas las piezas del motor, las mantiene limpias y evita que este se caliente o enfríe demasiado y acabe ocasionando daños irreparables o muy costosos. Para evitar esta situación es importante que tengas cierto control sobre el piloto del ordenador de navegación que muestra la temperatura del coche.

¿Cuándo cambiar el líquido refrigerante?

Si no se ha producido un escape o directamente se ha agotado, es recomendable cambiar el líquido refrigerante cada dos años o cada 40.000 kilómetros, lo que ocurra antes. Recuerda que no debes demorar mucho más el cambio y conviene que lo revises cuando has hecho 20.000 kilómetros.

¿Cómo cambiar el líquido refrigerante?

Puede parecer complicado, pero cómo cambiar el líquido refrigerante es sencillo. Solo tienes que seguir una serie de pasos y tener las herramientas necesarios para ello: unos guantes, un recipiente para el líquido y una llave que abra los tornillos del sistema de refrigeración del coche.

1. Expulsa el líquido refrigerante sobrante del circuito. Coloca el recipiente bajo el grifo y espera a que deje de gotear, porque debes dejar el contenedor completamente vacío.
2. Limpia el circuito con agua hasta que salga limpia por el grifo y cuando ocurra, ciérralo.
3. Rellena el depósito con líquido refrigerante hasta que quede entre las marcas de máximo y mínimo.

 

Reponer el líquido refrigerante es una tarea sencilla que puedes hacer tú solo en un momento dado, pero en el Taller Midas de Cesáreo Alierta pueden ayudarte y aconsejarte en este tema.

 

Como has visto, mantener la temperatura del coche es fundamental, y si quieres saber más, te dejamos con artículos relacionados que pueden ser de tu interés.