Mostrar menu Ocultar menu

El coche se calienta, ¿qué le pasa?

Un conductor debe tener ojos en mil sitios, sin desatender a la carretera. De eso no nos cabe la menor duda. Uno de los motivos por los que el conductor debe prestar atención al volante es la temperatura del coche. Lo ideal es que se sitúa entre 90ºC y 100ºC, pero… ¿qué pasa si el coche se calienta?  

Igual que una persona se enferma cuando sube la temperatura corporal sin motivo aparente, algo parecido ocurre con los vehículos. Si suben los grados del indicador de temperatura, presta atención a los síntomas, porque puede que necesites llevar tu vehículo al taller. Los motivos pueden ser varios, y si has llegado a este post porque la temperatura de tu coche ha empezado a subir, te contamos dónde puede estar el problema.

¿Qué hacer si se calienta el coche?

Si la temperatura de tu coche ha ido en aumento y no puedes controlarlo, lo primero que debes hacer es parar el vehículo y encontrar el posible motivo. Es una de las averías del coche más frecuentes, pero su origen puede ser variado, aunque suele centralizarse en el sistema de refrigeración del vehículo.

Una vez pares el vehículo, siempre en un lugar seguro para no interponerte en la circulación segura de otros conductores, no apagues el motor. Lo mejor es que lo dejes en ralentí para que el sistema de refrigeración continúe en funcionamiento y puedas detectar más fácilmente el problema.

¿Por qué se calienta el coche?

Antes de seguir, párate a pensar… ¿el coche se calienta muy rápido? ¿El coche se calienta en carretera tras iniciar tu viaje? ¿El coche se calienta y tira agua? En función de tu respuesta, encontrarás el motivo antes o después de este problema, así que atento.

·        

Radiador del coche taponado

A pesar de lo que pudiera parecer, el radiador del coche no es el encargado de garantizar que salga calor del sistema de aire acondicionado del vehículo. Lejos de lo que puedas estar pensando, esta pieza forma parte del sistema de refrigeración del coche, garantizando que el motor funcione adecuadamente. Se asegura de que el rendimiento del motor sea óptimo en cualquier situación, y si se tapona puede generar ese calentamiento del coche.

Puedes comprobarlo levantando el capó y limpiando esta pieza, que se puede taponar por el uso cotidiano del coche. Suele ser uno de los motivos principales por los que el coche se calienta, y con una limpieza eficaz de la pieza, seguramente puedas volver a circular con normalidad.

·        

Líquido refrigerante insuficiente

Puede que haya llegado el momento de cambiar el líquido refrigerante y no te hayas dado cuenta. Es un problema que se notifica a través del panel de símbolos del coche lumínicos y si se enciende, no lo dejes pasar, porque puede derivar en un problema mayor.

Comprueba de forma recurrente el nivel de líquido refrigerante, es un proceso muy sencillo y te evitarás averías mayores si lo haces a tiempo. Quizá pienses que tienes suficiente, pero el sistema puede tener alguna pequeña fuga, y aunque hayas llenado el depósito hace poco, estés perdiendo líquido y el motor no funcione bien.

·        

Ventilador estropeado

Para evitar que aumente la temperatura y se caliente el coche, todos los vehículos incluyen un ventilador que se activa de forma automática cuando la temperatura supera los 95ºC. De esta manera, se evita que siga subiendo y se estabilice en valores normales y óptimos para el rendimiento del motor.

Es una pieza del sistema de refrigeración que trabaja de forma constante en verano, cuando la temperatura exterior del vehículo también es elevada. Sin embargo, si falla, la temperatura del coche seguirá aumentando y no podrá disminuir mientras lo estés usando. Si pasa esto, tendrás que llevar tu coche a tu taller de confianza para que puedan revisar esta avería y ponerle solución.

·        

Fallo en el termostato

Otra pieza de vital importancia en el sistema de refrigeración del coche es el termostato. Si no está en buenas condiciones, puede bloquear el paso del líquido anticongelante, y hacer que el motor se caliente de forma inevitable. Este será el motivo más seguro si el coche se calienta y pierde agua.

La solución para este escenario es que tendrás que llevar tu coche al taller y dejar que sean los expertos los que dictaminen la gravedad del problema y tomen cartas en el asunto.

 

Recuerda que puedes llevar tu vehículo al taller Midas Cesáreo Alierta en Zaragoza. Pide cita previa antes de ir para que puedan atenderte con total seguridad y comodidad para todos. Si el problema es que tu coche se calienta, encontrarán la solución de forma rápida y profesional para que puedas seguir circulando con tu vehículo lo antes posible.

No olvides comprobar el estado del líquido refrigerante cada 20.000 kilómetros aproximadamente, y haz los cambios pertinentes cada dos años. Un buen mantenimiento del vehículo va a facilitar que no tengas problemas como este en un futuro y que tu seguridad al volante sea siempre la mejor.

tags
¿Quieres más información?