Mostrar menu Ocultar menu

Freno de disco: qué es y cómo funciona el freno de disco del coche

Es fundamental que un vehículo tenga el sistema de frenado en buen estado, ya que es imprescindible para garantizar la seguridad en la conducción. Es uno de los sistemas que deben revisarse en el mantenimiento básico del coche cuando este permanezca mucho tiempo parado. Además, suele ser una de las averías de coche más frecuentes que pueden solucionarse en las revisiones.

Nos vamos a centrar en el sistema de freno de disco del coche, conociendo qué es y cómo funciona en nuestro vehículo. ¡Atento!

¿Qué es el freno de disco del coche?

Para el sistema de frenado del vehículo existen dos sistemas diferentes, por un lado, está el sistema de freno de tambor y por otro el sistema de freno de disco —aunque también está el freno motor —. Y ambos se encargan de conseguir que el coche se detenga o reduzca su velocidad ante cualquier imprevisto con la ayuda de ciertos elementos.

¿De qué se compone un freno de disco?

El sistema de freno de disco se forma principalmente por los pistones, las pinzas o bandas, las pastillas y los discos. Siendo las pizas quienes presionan las pastillas y que estas, a su vez, hacen presión contra los discos.

Es importante que lleves un buen mantenimiento del coche  y prestes atención a estos elementos que componen el sistema de freno de disco, ya que garantizará tu seguridad en la vía. En el caso de las pastillas de freno, estas se van desgastando y debes estar pendiente para evitar cualquier susto en la carreta. Por ello debes cambiar las pastillas de freno del coche fijándote en los indicadores que marcan el grosor mínimo de deben mantener con los discos de freno.

Sin olvidarnos de otros elementos que también forman el sistema de frenado como el pedal de freno, la bomba hidráulica y el líquido de frenos. Es muy recomendable cambiar el líquido de frenos, puesto que se trata de una parte esencial del sistema de frenado. ¿Por qué hay que cambiarlo? Porque las cualidades de este líquido se van reduciendo con el paso del tiempo y se vuelve menos resistente al calor y la corrosión. Aunque el líquido de frenos deberás cambiarlo según el modelo de vehículo que tengas, ya que cada marca indica un cierto número de kilómetros diferentes. Por norma general suelen ser a los 40 o 60 mil kilómetros o cada dos años, aunque también puedes fijarte en el testigo luminoso del líquido que puede encenderse en ámbar o rojo.

¿Cómo funciona el freno de disco del coche?

Podría decirse que los discos de freno son los más eficientes. En cada rueda se incluye un juego de pastillas que friccionan sobre ambas caras de un disco para frenar. Esto permite una frenada enérgica, aunque suelen ser más caros y duran menos que los frenos de tambor.

No obstante, en ambos sistemas cuando el conductor pisa el pedal del freno del vehículo se activa la bomba hidráulica que se encarga de mandar el líquido de frenos a las pinzas. Gracias a la presión que ejerce el líquido de frenos las pinzas presionan las pastillas contra el disco de freno o tambor. Esto provoca la fricción entre ambos elementos consiguiendo frenar el vehículo.

¿Cuándo hay que cambiar los discos de freno?

Como has visto es muy importante cambiar periódicamente las pastillas de freno y el líquido de frenos, ya que forman una parte esencial en el sistema de frenado. Pero ¿sabes cuándo debes cambiar los discos de freno? Se trata de unos discos, principalmente de hierro, que giran junto a la rueda para frenar.

Si utilizas tu vehículo de forma habitual y realizas 20 mil kilómetros al año o menos suele recomendarse revisar el sistema de frenado dos veces al año. Aunque si lo utilizas más a menudo y acabas realizando más kilómetros entonces deberías examinar el sistema con más frecuencia.

Según el uso y tipo de conducción que realices con tu vehículo deberás cambias los discos de freno antes o después. Sin embargo, se recomienda cambiar los discos de freno por cada dos cambios de pastillas. Aunque también hay otra forma de saber si debes cambiarlos, fijándote de forma visual y si notas alguna vibración en el pedal o volante cuando frenas podrían ser indicios de que debes cambiarlos. Sigue nuestros consejos para mantener el coche como nuevo y no tendrás ningún problema en la carretera.

Es crucial que no retrases el cambio de discos o de cualquier otro componente del sistema de freno de disco, sino puedes poner en peligro tu seguridad y la del resto de usuarios de la vía. Si tienes un disco en mal estado y llega a romperse puedes quedarte sin frenos.

Tanto si vas a realizar un viaje largo o corto y necesitas hacer una revisión del coche o cualquier reparación, puedes venir a nuestro taller Midas de Cesáreo Alierta donde te atenderán nuestros expertos en mecánica. Y también puedes visitar cualquiera de nuestras estaciones de servicio para repostar. ¡Te esperamos!

tags
¿Quieres más información?