Mostrar menu Ocultar menu

Cómo funciona el sistema de suspensión

Antes de conocer cómo funciona el sistema de suspensión de un vehículo vamos a recordar qué es exactamente. El sistema de suspensión es una parte clave del coche, y se compone de varios elementos mecánicos, entre ellos los amortiguadores, que unen la parte suspendida del coche con la superficie rodante. Podría decirse que es uno de los sistemas de seguridad del vehículo cuyos componentes unen las ruedas con el chasis. Ahora que ya sabes de que se trata, vamos a profundizar más en cómo funciona este sistema y conocer cuáles son sus principales componentes.

¿Cuál es la función del sistema de suspensión y cuáles son sus principales componentes?

El principal objetivo del sistema de suspensión es proporcionar más control y seguridad aportando una mayor estabilidad del vehículo. Del mismo modo que, amortigua los efectos que producen las alteraciones del terreno dentro del coche a la vez que mantiene el contacto de los neumáticos con este, proporcionando un mayor confort dentro del habitáculo.

Para conseguir esa estabilidad dentro de vehículo se ha investigado la forma de reducir el “balanceo” dentro del coche, al pasar por un bache, a una frecuencia adecuada a la reacción del cuerpo humano evitando percepciones de mareo. El sistema de suspensión del vehículo atenúa las transferencias de masas, cuando el coche acelera, frena o circula por una curva.

Para entender el funcionamiento del sistema de suspensión vamos a conocer cuáles son sus principales componentes, estos pueden clasificarse en dos grandes grupos:

  • Componentes elásticos. Son aquellos elementos, como las ballestas o muelles, que aseguran la conexión entre los componentes que ruedan y el resto del vehículo. Pero ¿cómo funcionan?, estos elementos acumulan energía cuando se deforman, como puede ser el caso de un muelle al comprimirse, y después retornan esa energía a través de una fuerza de acción que se emplea para mantener unidos los neumáticos con el asfalto. De esta forma se consigue una mejor adherencia de la rueda con el pavimento y un mayor control sobre la dirección.
  • Elementos amortiguadores. Se trata de los componentes encargados de controlar el balanceo provocado por las irregularidades del terreno o cualquier tipo de perturbación sobre la suspensión, es decir, se encargan de disipar lo antes posible la energía. Siendo los más conocidos los amortiguadores, los cuales hay que mantener siempre en buen estado. Son uno de los elementos que más renovación necesitan en la mecánica del vehículo, así que controla bien cuándo te toca cambiar los amortiguadores o si necesitan una revisión por algún fallo o ruido.

 

Además de estos dos grandes grupos, también hay otros elementos que forman parte del sistema de suspensión del coche, como son las barras estabilizadoras, responsables de conservar la inclinación de la carrocería, y los trapecios de suspensión, que unen la carrocería con los componentes móviles de la suspensión.

¿Cómo funciona el sistema de suspensión de una moto?

El sistema de suspensión de una moto, del mismo modo que en los coches, es uno de los componentes más importantes que se encarga de atenuar las oscilaciones de las irregularidades del camino proporcionando adherencia, control y comodidad para los pasajeros. Además, el sistema de suspensión también aporta seguridad en las frenadas y detenciones. Generalmente, las suspensiones actuales se basan en el sistema “De Carbon”, un sistema de compensación del aceite en el interior del circuito.

Para comprender cómo funciona el sistema de suspensión nos vamos a centrar en los componentes, en el caso de los amortiguadores estos incorporan dos elementos básicos, el resorte -que se encarga de transportar la carga y absorber el impacto de las oscilaciones-, y un amortiguador hidráulico que disipa la energía provocada por la compresión del resorte y el rebote. Igualmente existen algunos sistemas más refinados que también son asistidos por gas, ya sea aire o nitrógeno.

 

sistema suspensión moto

 

Como ves el sistema de suspensión es uno de los componentes más importantes del vehículo, por ello debes llevar al día el mantenimiento de tu vehículo para asegurar la mayor seguridad y control en la circulación. Uno de los problemas más comunes es el ruido en la suspensión, cuesta identificar de dónde procede, y hay que prestar mucha atención a este sonido, ya que puede conllevar un problema grave. Nuestro consejo es que intentes mantener el coche como nuevo para garantizar tu seguridad.

En el Taller Midas de Cesáreo Alierta podrán aconsejarte y observar el estado de tu sistema de suspensión y avisarte si necesitas un cambio. Pide ya tu cita para la revisión anual de tu vehículo si todavía no la ha pasado o si notas que algo no va bien en la mecánica del coche.

tags
¿Quieres más información?