Mostrar menu Ocultar menu

Gasolina sin plomo: definición, historia e importancia

Quien tiene coche, tiene visitas aseguradas a una gasolinera. Al llegar a repostar el depósito, aparecen diferentes opciones: Gasolina 95, Gasolina 98, Diesel… y es ahí donde surgen las dudas. ¿Cuál es mejor para mi coche? ¿En qué se diferencia una y otra?

Hoy en Zoilo Ríos te contamos qué es la gasolina sin plomo y nos remontamos a sus inicios para explicar su historia y su importancia para tu vehículo.

 

La zona de repostaje de una estación de servicio ofrece varias posibilidades para que llenes el depósito con la opción que más le convenga a tu motor: gasolina sin plomo de 95, de 98, diésel…  La posible duda desaparece al hablar de gasolina y diésel, pues todo depende del tipo de motor que lleve tu coche, pero con la gasolina hay varias opciones. Actualmente, todas ellas son tipos de gasolina sin plomo y el motivo es muy sencillo.

 

Desde el año 2001 en España, se prohíbe la venta de combustible con aditivos de plomo por ser un metal pesado contaminante, nocivo para los organismos vivos. Su uso en la gasolina era para mejorar el rendimiento de los motores pero impedía que los coches pudieran utilizar catalizador. El catalizador es un elemento del coche facilita la transformación de sustancias contaminantes en nitrógeno, dióxido de carbono o agua.

De esta manera, se llega a la comercialización y al por qué se usa la gasolina sin plomo en las estaciones de servicio españolas y se deja atrás la gasolina súper 97. De ahí la importancia de la gasolina sin plomo, que disminuye el índice de contaminación.

 

Y llegados a este punto es el momento de hablar de los octanos. Seguramente te estarás preguntando qué significa esta palabra que acabas de leer. Bien, no te preocupes, te explicamos qué son los octanos.

El índice de octanos, llamado también octanaje, indica la capacidad antidetonante del motor, dependiendo de la presión y la temperatura a la que es sometido el carburante. Es decir, a mayor índice de octanos, más comprensión soporta la gasolina. En Europa el octanaje mínimo permitido es de 95, por eso no encontramos una gasolina 85 como hace años en España, y casi todos los vehículos, por norma general, funcionan con gasolina de 95 (o verde). También existe la gasolina de 98 (o roja), destinada a coches de alta gama y con mayor potencia.

 

Es decir, el octanaje indica la calidad del combustible. Y ahora que conoces la diferencia entre un tipo y otro, es fundamental que a la hora de repostar elijas el combustible requerido por el motor de tu coche.

Si tienes alguna duda sobre otros temas relacionados con la gasolina, te animamos a echarle un ojo a los siguientes artículos:

tags
¿Quieres más información?