Mostrar menu Ocultar menu

Conducir con lluvia. Consejos para conducir con lluvia intensa

La lluvia es uno de los enemigos de los conductores a la hora de coger el coche. Por eso conducir con lluvia se convierte en una aventura para muchos de ellos. En época de lluvia, seguridad y paciencia.

Si no sabes muy bien cómo conducir con lluvia, atento a los consejos que te damos hoy en Zoilo Ríos. Podrás coger el coche en las condiciones más adversas de agua y mantener la seguridad en todo momento.

Consejos para conducir con lluvia

Lo primero que te aconsejamos es que tengas paciencia. No es lo mismo conducir en condiciones atmosféricas normales con una buena visibilidad que un día de lluvias intensas. Por eso, coge aire antes de ponerte frente al volante y arranca teniendo en cuenta las siguientes recomendaciones.

Reduce la velocidad

Como bien indican los carteles de la DGT en la carretera, reduce la velocidad en días de lluvia. El agarre de los neumáticos al asfalto no es total como otros días, y por eso debes tener más precaución al volante. Deja una distancia adecuada entre tu coche y el vehículo delantero para evitar un choque en el caso de frenada repentina, ya que la distancia de frenado de un neumático en suelo mojado se reduce bastante.

Evita frenazos y volantazos

De la misma manera que debes reducir la velocidad, tienes que mantener el control del pedal del freno y del volante. Evita dar giros bruscos de volante e intenta no frenar de forma brusca. Esa distancia de frenado que hemos comentado juega un papel muy importante en estos momentos.

Luces siempre encendidas

Ya sabes que hay unos tipos de luces del coche que tienes que encender cuando llueven: las luces cortas. Además, igual que si te toca conducir con niebla, la visibilidad del coche debe ser una de tus máximas prioridades en días de lluvia. De cara a los otros conductores, que verán tu coche a mayor distancia, y tú mismo, que tendrás un mayor campo visual gracias a las luces de cruce.

Cuidado con el aquaplaning

El efecto aquaplaning es uno de los que más se producen en días de lluvias. Que se cree esa capa de agua entre tu neumático y la carretera va a dificultar la conducción cómoda. Recuerda intentar circular por el carril central alejado de los bordes y aprovechar los surcos de los neumáticos de los coches que tienes delante.

Por ello debes tener también muy en cuenta la profundidad del dibujo de tus neumáticos, y que esta sea de entre 1,6 y 2 milímetros. De esta manera podrás facilitar la evacuación del agua de forma más sencilla y evitarás este efecto.

Amortiguadores y frenos en buen estado

El buen mantenimiento de tu vehículo debería ser una de tus prioridades. En días en los que toca conducir con lluvia, es importante que los amortiguadores y frenos estén en buen estado. Eso sin olvidar el resto de la mecánica del vehículo. Cuanto mejor esté mantenido, más seguro conducirás en días así.

Correcto funcionamiento de las escobillas

Hora de repeler el agua. Junto al buen estado de las escobillas, puedes utilizar repelente de lluvia en tu parabrisas. Las escobillas no deben estar desgastadas, porque aunque utilices este producto antilluvia, accionarás su funcionamiento. Revisa si tienes que cambiar las escobillas del limpiaparabrisas, y asegúrate de que funcionen correctamente. Conductor prevenido, vale por dos.

Ya lo sabes. Conducir con lluvia es una aventura, pero puede ser segura si pones los medios para ello. No dejes de prestar atención a las señales que indican que debes poner más atención en la carretera. Ante todo, seguridad.

Hemos pensado que estos artículos pueden ser de tu interés:

 

tags
¿Quieres más información?