Mostrar menu Ocultar menu

Tipos de aceite de coche: ¿qué tipo de aceite lleva mi coche?

Los lubricantes de coche pueden ser de distintos tipos y dependerán del modelo del motor que lleve cada vehículo. Como ya hemos explicado alguna vez en nuestro blog, los tipos de aceite de motor son sintéticos, minerales o semi-sintéticos. Dependiendo de su origen, serán de un tipo u otro, pero es cierto que los más habituales son los aceites sintéticos.

Partiendo de esa base, otra categorización de los aceites de motor está definida por las letras que aparecen en los recipientes comerciales de los mismos. Pueden ser para distintos tipos de motores y con diferentes viscosidades. Sin embargo, podemos ir un paso más allá a la hora de establecer las clases de lubricantes para el motor.

¿Cómo saber el tipo de aceite de motor de mi coche?

Lo primero que debes diferenciar a la hora de elegir el aceite de motor para tu vehículo, es tener claro si tu vehículo es diésel o gasolina. Una vez aclarado este aspecto, es importante elegir el tipo de aceite que necesita el motor.

En función de esta diferenciación, y en base al estándar API de Instituto Americano del Petróleo, tendrás que elegir un tipo u otro de aceite de coche. Para los motores de gasolina, el lubricante debe incluir la letra S. En el caso de los motores diésel la letra del aceite debe ser la C. Así, lo primero que debes tener en cuenta a la hora de comprar aceite de motor es esta distinción.

A continuación, escoger entre uno u otro dependerá entonces de la calidad del aceite que elijas para tu motor. La máxima calidad del aceite para motores de gasolina es SN y para los motores diésel la máxima calidad es la del lubricante CJ-4. Ante una mayor calidad, la lubricación será más óptima y el rendimiento del vehículo será superior.

Otra forma de saber qué aceite tienes que elegir para tu coche es conocer qué tipo de motor tiene tu vehículo en función a los tiempos de combustión. Para un motor de cuatro tiempos necesitarás un aceite de motor API SG o SH. En cambio, para un motor de dos tiempos, el lubricante tendrá que ser un API TC. Asegúrate de que estás comprando el aceite correspondiente antes de echarlo en tu motor, porque de lo contrario, podrías crear un problema en la mecánica del vehículo

¿Hay aceite de motor para frío y calor?

El aumento de la temperatura del coche puede hacer que el aceite de motor no funcione como debería, pero el frío tampoco viene bien. Hay algunos aceites de motor o lubricantes que aceptan diferentes cambios de temperatura en función de su viscosidad. Esta clasificación está marcada por el código SAE de la Sociedad de Ingenieros Automotores.

De esta manera, existen aceites con un único grado de viscosidad, llamados aceites de motor monogrados. La viscosidad puede ser entre 0 y 60, con variaciones de cinco en cinco. Para saber cuál tienes que elegir, debes comprobarlo en el libro del fabricante, donde te indicarán cuál es el nivel de viscosidad que mejor funciona en tu vehículo.

También tienes la opción de utilizar un lubricante multigrado, que hace que su densidad y viscosidad cambie en función de la temperatura. Los aceites multigrado se hacen más densos cuando aumenta la temperatura exterior y son más fluidos y menos viscosos en invierno. Estos lubricantes tienen dos números en su etiqueta, así que debes fijarte en ella cuando compres el aceite de motor.

El primero de los números llega acompañado de una W de Winter y marca la viscosidad del aceite para el invierno. Tras un guion, el segundo número marcará su capacidad de funcionamiento con calor. Aquí también tiene una importancia fundamental el origen del aceite, ya que los lubricantes sintéticos son más apropiados para temperaturas externas cambiantes.

En las tiendas de nuestras estaciones de servicio podrás encontrar distintos tipos de aceite de coche para comprarlos si lo necesitas en un momento dado. De la misma manera, puedes acercarte a nuestro taller Midas Cesáreo Alierta para hacer una revisión del nivel de aceite o pedir cita previa para la revisión habitual.

Antes, puedes comprobar el aceite de coche de forma muy sencilla con una varilla medidora en el depósito del motor. Si está por debajo del nivel adecuado, tendrás que rellenarlo y puedes hacerlo tú mismo. Eso sí, echa un vistazo a la fecha de fabricación de tu aceite, porque aunque el aceite de coche no caduca como tal, puede haber perdido sus propiedades y ser contraproducente.

Por eso, nuestra recomendación es que pidas cita en nuestro taller asociado y que dejes que sean las manos expertas de sus mecánicos los que revisen los sistemas del motor de tu vehículo. Tras una rápida visita, podrás seguir circulando con toda la tranquilidad del mundo al llevar el mantenimiento del coche al día.

tags
¿Quieres más información?