Mostrar menu Ocultar menu

Tipos de calderas de gas y su funcionamiento

¿Qué tipo de calefacción tienes en tu casa? Existen varios sistemas de calefacción con diferentes aplicaciones en su consumo final. Sin embargo, si quieres conocer qué calefacción consume menos, no es algo fácil de saber, puesto que esto dependerá del aislamiento de tu vivienda, el espacio que quieras calentar y la orientación de tu casa —por la frecuencia de los rayos de sol—. Aunque puedes utilizar algunos trucos para mantener el calor en tu casa, como utilizar ciertos revestimientos.

Hoy queremos centrarnos en los tipos de calderas de gas que hay y cómo funcionan cada una de ellas. Te explicamos detalladamente cómo funcionan en función de dos aspectos: el tipo de combustible y la instalación desarrollada para su funcionamiento.

¡Atento!

Tipos de calderas de gas según el combustible

Dentro de los tipos de calderas de gas podemos clasificarlas por el tipo de combustible que usan. Por un lado, puedes encontrar calderas que funcionen con gas natural, o con gas licuado de petróleo, como puede ser el propano, un combustible donde puedes encontrar diferentes usos del gas propano, dependiendo del fin último de tus necesidades.

La gran diferencia entre estos dos tipos de calderas, más allá de las diferencias entre GNC y GNL, es la presión que utilizan para funcionar. Normalmente, en el caso de del gas natural esta suele ser de 20 mbar y para los gases licuados de 37mbar.

Tipos de calderas de gas según la instalación

Otra forma de clasificar los tipos de calderas de gas es según su instalación. En este caso, también nos encontramos dos tipos de calderas de gas, con diferentes características.

Calderas de tipo B

Las calderas de tipo B funcionan cogiendo aire suficiente, del sitio donde estén ubicadas, y expulsándolo al exterior. Por eso, el lugar donde vayas a instalar una caldera de este tipo debe tener una rejilla que facilite la entrada de aire.

¿Qué tipos de caldera de gas encontramos en el tipo B? Puedes elegir entre una caldera atmosférica o de tiro forzado. Sin embargo, las calderas atmosféricas están prohibidas desde hace años, son menos eficientes ya que emplean el aire que está en el mismo lugar donde están ubicadas —provocando que sea una caldera más contaminante puesto que los gases de combustión se quedan en el ambiente—.

Las calderas de tiro forzado se diferencian de las atmosféricas en que estas expulsan los productos de la combustión a través de un ventilador, y de esta forma ya no son tan contaminantes como las atmosféricas.

Calderas de tipo C

Continuando con los tipos de calderas de gas, puedes encontrar los siguientes modelos que son una evolución de las calderas anteriores:

  • Calderas de gas estancas. El funcionamiento de estas caladeras es más seguro y tiene un mayor rendimiento. Por un canal absorben el aire y por otro expulsan los gases contaminantes, de esta forma el aire no entra en contacto con los gases de la combustión.
  • Calderas de bajo NOx. Este tipo de calderas de gas, presentan algunas mejoras respecto a las de gas estancas. Son calderas que cumplen con las normativas ecológicas y emiten un nivel de óxido de nitrógeno menor. En su sistema de combustión el aire del exterior consigue bajar la temperatura del refrigerador con el circuito del agua. De esta forma se reduce la temperatura de los humos y por lo tanto contaminan menos.
  • Calderas de condensación. Este modelo de caldera mantiene el mismo sistema que una caldera de gas estanca, pero se diferencia porque reutiliza la energía que produce el vapor de agua en la combustión del gas para calentar —de esta forma se reduce el consumo de gas—. Son calderas que ofrecen una eficiencia energética, un alto rendimiento y son más respetuosas con el medio ambiente.

Existen distintas opciones a la hora de decidir qué combustible elegir para mantener tu hogar caliente, ya que, más allá de las calderas, puedes optar por pellet, leña o gasoil. Cada combustible tiene ciertas características, y puedes comprobar las ventajas de calderas de pellets o saber cuánto consume una caldera de gasoil antes de decidirte.

Pero conociendo los tipos de calderas de gas que hay en el mercado, puedes valorar que tipo de combustible y caldera quieres según tus preferencias y condiciones.

Elijas la que elijas, en Zoilo Ríos podemos ofrecerte un suministro a domicilio donde te facilitamos gas envasado en bombonas de propano de 11kg, e incluso de butano de 12,5kg. Contamos con un servicio de asesoramiento gratuito sobre la normativa que afecta a cada suministro. Ponte en contacto con nosotros a través de la web o por vía telefónica llamando al 976 403 406 y te atenderemos encantados. Recuerda que también puedes comprar tus bombonas en cualquiera de nuestras estaciones de servicio.

 

tags
¿Quieres más información?