Mostrar menu Ocultar menu

Radiador del coche: cuándo y por qué cambiarlo

¿Has notado alguna vez que tu coche se sobrecalienta? Esto puede deberse a muchas razones, pero el radiador puede ser un motivo. Los coches tienen un equipo térmico cada vez más refinado y complejo, como el circuito de refrigeración y aire acondicionado —ten en cuenta que tendrás que recargar el aire acondicionado cuando de problemas—. Estos sistemas son esenciales para garantizar las mejores condiciones del motor.

En Zoilo Ríos queremos resolver todas tus dudas sobre el sistema de refrigeración de tu vehículo, y por ello nos vamos a centrar en su componente principal: el radiador del coche. ¿Sabes cuándo debes cambiarlo y por qué? ¡Te lo contamos!

¿Qué es el radiador y para qué sirve?

Primero vamos a recordar qué es el radiador del coche y cuál es su finalidad. El radiador del coche forma parte del sistema de refrigeración del mismo —junto con otros componentes como el ventilador, termostato, depósito, bomba de agua, una correa y los manguitos—.

En este caso, el radiador, se encarga de disipar el calor del líquido refrigerante que viene del motor con el fin de regular la temperatura del motor del coche. Y se encuentra en el frontal del coche, donde recibe el aire a medida que circulamos con el vehículo. De esta forma consigue reducir la temperatura del líquido refrigerante. Ten en cuenta que debes cambiar el líquido refrigerante de tu coche, normalmente cada dos años o cada 40 mil kilómetros, además de una revisión cada 20 mil kilómetros. Porque si está en mal estado podría obstruir la parte interna del vehículo.

¿Cuándo y por qué cambiar el radiador del coche?

Es aconsejable que de manera ocasional compruebes que el radiador de tu coche no tenga fugas ni esté obstruido. Es una pieza que está formada por láminas metálicas muy finas, por lo tanto, si reciben algún impacto pueden dañarse y provocar que el radiador no disipe el calor correctamente. ¿Tu coche se calienta? Esto puede deberse a que tienes las láminas de tu radiador están estropeadas o taponadas —algunas veces por suciedad—. Por eso es importante que sepas la temperatura del coche a la que debe estar para poder controlarla y evitar cualquier susto. Hay un testigo del coche que se enciendo para avisarte de que la temperatura del motor es demasiado alta.

Si motivo de que tu coche tenga el radiador obstruido por suciedad, en ese caso puedes llevarlo a un taller especialista que realice una limpieza. El coste sería menor que cambiar el radiador, que dependiendo del modelo de coche suele costar entre 80 y 600 euros.

Conviene que cambies el radiador del coche cada dos años para llevar un buen mantenimiento del coche, de esta forma evitarás cualquier posible accidente.

 

Posibles fallos del radiador del coche y cómo detectarlos

Como has visto, una avería en el radiador del coche puede detectarse con la temperatura de tu vehículo, ya que esta aumenta debido a que el radiador no cumple con su función. Por eso, es importante mantener cierto control en varios elementos que forman el sistema de climatización de tu vehículo. No solo porque te ayudarán a conducir de forma más sencilla, si no que ayudarás a alargar la vida útil del motor de tu vehículo.

Sin embargo, no todos los fallos pueden estar en el propio sistema o detectarlos al encender el climatizador o calefacción del coche. Algunos fallos que pueden ocurrir en el radiador del coche, además de la obstrucción en las rejillas o desperfectos por algún impacto, pueden ser los siguientes:

  • Pérdida de agua.
  • Avería en el termostato.
  • Defectos en la bomba de agua o el ventilador del radiador.
  • Taponamiento en el circuito del agua del motor.
  • Pérdida del líquido refrigerante.

En el último caso, para detectar una pérdida de líquido refrigerante puedes observar si se forman charcos debajo de tu vehículo cuando este está aparcado. Si quieres descubrir de donde proviene la fuga deberás poner el motor en marcha y revisar en qué parte del circuito sale el líquido. También podría ser que la tapa del líquido esté demasiado holgada y no selle bien. Ten cuidado si vas a abrir la tapa porque si está muy caliente saldrá a presión y podrías lesionarte. ¡Seguridad ante todo!

Para evitar problemas, y si no eres muy amigo de la mecánica del coche, nosotros te aconsejamos que acudas a nuestro taller Midas Cesáreo Alierta para una revisión del coche y para reparar cualquier avería en el radiador del coche u otro componente del sistema de refrigeración. Es fundamental para evitar que se sobrecaliente el motor y termine ocasionando averías mucho mayores, o peor aún, algún susto en la carretera. Nuestros especialistas en mecánica dejarán tu coche en perfectas condiciones para conducir por la ciudad o carretera con todas las garantías de seguridad. ¡Nos vemos pronto!

tags
¿Quieres más información?