Mostrar menu Ocultar menu

¿Cuál es el mantenimiento de los coches eléctricos?

Los vehículos eléctricos son cada vez más habituales en el parque automovilístico español y mundial. La conciencia de la sociedad y la búsqueda de una movilidad sostenible en el futuro ha hecho que cambie la tendencia de la circulación en los últimos años.

 

Las ventajas de los coches eléctricos son cada vez mayores, y algunas de ellas tienen que ver con su mantenimiento. Este tipo de vehículos se mueve por energía eléctrica almacenada en baterías, por lo que la forma de cuidar el coche cambia. ¿Cuál es el mantenimiento de los coches eléctricos? ¿Qué hay que tener en cuenta para tener el vehículo en perfectas condiciones? ¡Atento!

Correcto mantenimiento del coche eléctrico

A diferencia del mantenimiento de otro tipo de vehículos, el de un vehículo eléctrico, al contar con elementos que en otro tipo de coches no están presentes, requiere de un tipo de supervisión ligeramente diferente. Todos tienen sistemas electrónicos que es necesario tener en cuenta, pero en el caso de los coches eléctricos cobra todavía mayor importancia.

 

No obstante, nuestro primer consejo y recomendación si estás buscando el mejor mantenimiento de un coche eléctrico es que sigas las pautas del fabricante. En el manual del vehículo te indicarán cada cuántos kilómetros se recomienda hacer una revisión cotidiana de los elementos básicos del vehículo.

 

Lo conveniente, como en los coches tradicionales, es que cada 10.000 kilómetros tengas una cita con tu taller de confianza. De esta manera, todos los elementos pasarán revista y sabrás si necesitas hacer algo para mejorar su rendimiento.

 

En nuestro taller Midas Cesáreo Alierta de Zaragoza podrán atenderte si estás buscando un centro que haga revisiones a fondo de los vehículos eléctricos. No dudes en pedir cita y venir a vernos para dejar tu coche en las mejores manos.

¿Qué incluye el mantenimiento de un coche eléctrico?

En términos generales, una revisión de un vehículo eléctrico es prácticamente la misma de un vehículo convencional. La principal diferencia es que no vas a tener que cambiar el aceite del coche ni los elementos del motor relacionados con el lubricante, como los filtros. Tampoco tendrás que prestar atención a elementos como las bujías o correa o cadena de distribución.

 

En cambio, habrá que poner el foco en otras piezas, como hemos comentado al principio del artículo. Los mecánicos deberán asegurarse de que los cables de los sistemas eléctricos están en perfectas condiciones, de que no necesitas cargar la batería del coche de forma urgente o de que el cuadro eléctrico del vehículo muestra toda la información correctamente.

 

De la misma manera, un vehículo eléctrico no deja de ser un motor y cuatro ruedas que se mueve por la energía generada de forma mecánica. Por eso, hay ciertos elementos del mantenimiento de vehículos eléctricos que se mantiene respecto a otro tipo de vehículos:

  • Presión de neumáticos adecuada. En función de lo indicado por el fabricante y para evitar pinchados y posibles accidentes por un reventón de una rueda cuando estés en circulación.
  • Líquidos del coche. Más allá de los lubricantes del coche para el motor, hay otros líquidos que también debes tener en mente en cualquier revisión de mantenimiento. Si fuera necesario, habrá que cambiar el líquido de frenos, ya que es uno de los que aparece en todo tipo de vehículos, independientemente de su motricidad. 
  • Amortiguadores y dirección. También habrá que comprobar que el sistema de amortiguación y dirección del vehículo responde a los estímulos ofrecidos por el conductor al volante. De lo contrario, podrías llegar a perder el control del vehículo, así que no lo dejes pasar por alto y permanece atento para saber cuándo cambiar los amortiguadores.
  • Otros elementos del vehículo. Igualmente, todo aquello relacionado con el limpiaparabrisas, el aire acondicionado o los elementos de seguridad del coche deberán presentarse al examen y superarlo con nota si quieres mantener toda la seguridad posible en carretera. Por ello, una revisión de mantenimiento de vehículos eléctricos debe poner el foco de atención en los airbags, los cinturones, el sistema de refrigeración o en los distintos tipos de luces del coche.

 

Si has apostado por la conducción eléctrica en el último vehículo que te has comprado, ¡enhorabuena! Estás ayudando a reducir las emisiones contaminantes del coche de forma muy positiva. Por eso, podrás aprovecharte de todas las ventajas de tener una etiqueta eco de los coches pegada en tu parabrisas. Sin embargo, eso no te exime de dejar a un lado el mantenimiento y revisión continua de tu vehículo.

 

Si ha llegado el momento de realizar una revisión, pide ya tu cita y no lo dejes pasar antes de que sea tarde. De la misma manera, recuerda que hay ciertos consejos a la hora del mantenimiento básico del coche en el caso de que no puedas mover el vehículo en un tiempo, tal y como ha ocurrido con el 80% de los conductores durante el año de la pandemia del COVID-19.

 

Mima a tu vehículo eléctrico para evitar sustos al volante. El coche te lo agradecerá, y el resto de conductores también.

tags
¿Quieres más información?